Suministro de sustrato vegetal

La Tierra Jardinería

Venta y Suministro de sustrato vegetal

El perfecto conocimiento de cada especie individual, su morfología y sus características por parte de LA TIERRA JARDINERÍA, son una excelente herramienta para guiar a cada cliente en la elección del sustrato vegetal más adecuado para cada necesidad.

Qué es el sustrato

Para obtener plantas florecientes y hermosas es primordial comenzar con el sustrato adecuado, es decir, el medio capaz de darles soporte, anclaje y apoyo, pero también de retener la hidratación y los nutrientes adecuados y, por último, dejar que las raíces «respiren», permitiendo el paso del oxígeno, factores indispensables para la salud de las plantas.

Un sustrato adecuado es una combinación de sustancias orgánicas e inorgánicas y material inerte convenientemente mezclado, en función del tipo de planta que vaya a albergar y del eventual recipiente de cultivo.

La turba

La turba fósil es especialmente apreciada en jardinería y suele utilizarse en una mezcla con arena para germinar semillas.

Se utiliza como complemento de la tierra de destino en una proporción de 1,5/2 kg/m², y proporciona al sustrato un efecto fertilizante duradero, dándole un PH más bien ácido.

Comercialmente se diferencia según la estructura, el color y el grado de molienda; las turbas rubias, también llamadas turbas de sphagnum o de musgo, son las más utilizadas para el cultivo de plantas en macetas, ya que permiten un buen drenaje y tienen una buena capacidad de retención de agua.

Las turbas oscuras se utilizan para el cultivo en invernadero y para la germinación de semillas individuales.

Coco

La fibra de coco es un sustrato especialmente eficaz para el cultivo, sobre todo en los viveros: es ligero, está bien ventilado y oxigenado, además tiene un excelente drenaje, un pH estable, retiene la humedad, es ecológico y reciclable.

Sin embargo, la fibra de coco para el cultivo está completamente desprovista de valores nutricionales, por lo que es esencial regar utilizando fertilizantes específicos combinados con enzimas particulares, tanto para garantizar una asimilación óptima de los elementos nutricionales por parte del sistema radicular de la planta como para contrarrestar la descomposición del sustrato orgánico.

suministro de sustrato vegetal

Suelo de cultivo

La tierra para macetas es un compuesto de tierra, plantas y minerales, rico en nutrientes (generalmente materia vegetal descompuesta), que mezclado con otras sustancias se utiliza como sustrato fértil para la jardinería, el cultivo en macetas e invernaderos.

En la naturaleza, se pueden identificar al menos tres características en los distintos suelos para plantas:

  • arenoso: muy fino y ligero, especialmente adecuado para absorber agua, pero con un menor contenido en nutrientes
  • calcáreo: seco, especialmente rico en sílice y calcio
  • arcilloso: compuesto principalmente por arcilla

Cada una de las partes, cuidadosamente combinada con las demás, crea unas condiciones físicas precisas en el sustrato en cuanto a humedad, retención o liberación de agua y nutrientes orgánicos e inorgánicos, condiciones de acidez o alcalinidad del suelo (pH), creando así el medio de cultivo, que a su vez puede dividirse en tres tipos.

Tipos de suelo de cultivo

Tierra universal para plantas: es la más común y se compone de diferentes tipos de turba, turba blanca, turba negra y turba roja, humus, corteza y sustancias vegetales orgánicas. Los componentes se mezclan en diferentes cantidades, dependiendo de la planta que se vaya a cultivar. Existen tierras universales para plantas de jardín, invernaderos, viveros y jardines.

Tierra para plantas en maceta: existen tierras específicas para macetas en función del tipo de planta; en cualquier caso, mantiene un buen nivel de humedad, es blanda y drenante, y suele estar enriquecida con nutrientes La composición típica de la tierra para plantas en maceta incluye en diferentes proporciones: turba, humus, arena, roca volcánica y abono orgánico.

Tierra para plantas de frutales: puede variar mucho en función del frutal que se vaya a plantar, por lo que hay que optar por una tierra drenante si el suelo es especialmente duro y no deja pasar el agua, o por una tierra más dura si es mejor limitar la permeabilidad del suelo

suministro de sustrato vegetal

Áridos

Los áridos son materiales de diversa índole, estériles e inatacables por mohos y bacterias. Aunque no contribuyen directamente a la nutrición de la planta, desempeñan un papel muy importante en la salud del sistema radicular, impidiendo la compactación del suelo sobre las raíces, favoreciendo una mejor oxigenación y un mejor drenaje del agua, evitando peligrosos estancamientos.

También pueden realizar funciones de «acolchado» en el exterior y estéticas/ornamentales para las plantas de interior en maceta.

Los materiales inertes más comunes son: grava, arena, arcilla expandida, piedra pómez, vermiculita.

4.8/5 - (50 votos)
Call Now Button